El Secuestro de Santa

El Secuestro de San Nicolás

Ahorita en esta época de navidad, me toco dejar volar mi imaginación, al momento de darle clases a los niños de kinder y preparatoria. Y les contaba cuentos de navidad, y aquí escribo el primero.

Erase una vez, una familia que tenia dos hijos, Juan Pablo y Mónica, ellos eran niños bien portados, que obedecían a sus padres, traviesos e inteligentes. Ellos tenia un sueño el cual era conocer a San Nicolás, pero sabían que sus padres no tenían dinero para llevarlos por la travesía del polo norte. Entonces se les ocurrió la mejor idea de todos. Iban a capturar a Santa. Así podrían conocerlo y tenerlo con ellos siempre. Empezó Mónica a crear un plan por medio de la computadora, le daba clic aquí y allá y casi lo tenia listo.

Juan Pablo estaba preparando las redes, para poder tirarlas a Santa, tenia todo listo. Ahora solo hacia falta que llegara la Noche Buena, llegara Navidad para que de esta manera poder efectuar su plan,

Y llego la Navidad, la cena navideña con sus padres y abuelos. Los papas de Juan Pablo y Mónica los llevaron a la cama, y ello se fueron a dormir. Cuando sucedió. Se levantaron a los minutos y empezó la vigilancia de la casa. Juan Pablo miraba por la ventana, y Mónica por la otra. Y de repente dice Mónica, allí esta lo veo,lo veo, viene para la casa. Era Santa que venia volando con su trineo. Y estaba aterrizando en la casa de Juan Pablo y Mónica Ambos miraban por la chimenea, y escucharon que alguien bajaba todo estaba listo.

Pero lo que no sabían los niños, es que San Nicolás ya sabia todo su plan, y les quiso jugar una pequeña broma. Cuando Santa llega al suelo y Juan Pablo estaba listo para tirarle la red. Empieza a decir que los niños de esa casa se habían portado mal, y que no iban a tener regalos, AL escuchar esto los niños se pusieron a llorar, y entonces Santa los llamo y les dijo que solo estaba bromeando, y que el ya sabia su plan. Entonces los niños le dieron las galletas a Santa y este les entrego sus regalos, A Mónica le dio una muñeca, y a Juan Pablo un balón de fútbol. San Nicolás regreso al techo de la casa, y termino de repartir regalos, mientras que los dos niños fueron a dormir muy contentos con sus regalos .